jueves, 10 de julio de 2014

BREAKING BAD: 5 motivos de su éxito y un análisis del final


Breaking Bad fue un testamento al planeamiento a largo plazo –cosa extraña en la televisión– y además contó con recompensas en el corto plazo. Contó con una premisa sencilla, pero narrada de forma inteligente y elocuente, aunque también se destacó por ser dura y compleja. Nos brindó grandes momentos de FUCK YEAH. Nunca (o casi nunca) exageró en lo que mostraba, y mantuvo un buen equilibrio entra lo sutil y lo textual. Por último, fue acumulando inmensas cantidades de presión con los años que terminaron por cobrarse en su última gran temporada.

Hoy quiero analizar un poquito las razones del éxito (mi opinión, al menos) y porque creo que las series, en el futuro cercano, se van a medir en relación a Breaking Bad. ¿Lo mejor de todo? Ahora que ya terminó, podemos pasar el resto de los días pensando y analizando a fondo la creación de Vince Gilligan.

***

#SpoilerAlert: Breaking Bad es uno de los shows mejores escritos, y funcionó por un montón de motivos. Intenté destacar algunos, y no necesariamente están en orden de importancia. Siempre lo aclaro antes: revelo partes de la trama a partir de este punto,

(1) La doble vida de Walter White

El conflicto principal de la serie es la doble vida de Walter. ¿Quién no disfruta de eso? Tiene que ser un correcto hombre de familia, padre y profesor, por un lado, y un implacable cocinero de metanfetamina, por otro. Recordemos que las dobles vidas suelen desembocar en uno de los recursos argumentales más poderosos: la ironía dramática.

Como espectadores, sabemos que Walt es un drug-dealer, pero su familia y amigos no. Esto significa que debe utilizar su ingenio para esconder evidencia, resolver sus problemas del día a día y sincronizar sus trabajos. ¿Va a cometer un error y lo van a atrapar? ¿Alguien le está pisando los talones? ¡Queremos saber cómo va a balancear ambas vidas! Este es el motivo por el cual los superhéroes duran tanto (Batman, Superman, El Hombre Araña) y son tan queridos por el público

La doble vida genera múltiples escenarios para la tensión, el suspenso, el misterio, la expectativa.

Incluso, el hecho de que el nombre y el apellido del protagonista comiencen con la misma letra (“W”) es un guiño a los superhéroes creados por Stan Lee.

(2) La dinámica Walter-Jesse

Y después tenemos, por supuesto, el corazón de la serie. ¡Conflicto, señores, conflicto! Es el motivo por el cual vemos cine, teatro o televisión. Nuevamente entra en juego la ironía: un bonachón profesor de química tiene que emparejarse con un estudiante medio pelo para comenzar su negocio ilegal. Pero ambos son como agua y aceite, vienen de mundos completamente diferentes, siempre están discutiendo o debatiendo, y para nosotros eso es entretenido.

En otras ocasiones, la pareja nos presenta grandes momentos de química (son buenos amigos fuera de la pantalla, y eso se traslada a la ficción) y nos mantiene la expectativa de que Walter, quien gradualmente pasa de protagonista a antagonista, todavía tiene corazón.

Un HOMENAJE a la serie Breaking Bad (con spoilers):


(3) El humor dentro de la serie

Breaking Bad es realmente divertida. Vince Gilligan se asegura de que el cáncer de Walter no se desparrame en un tono depresivo por toda la serie. La comedia negra (cajeros cayendo en la cabeza de un drogadicto), la tragicomedia (Walter intentando enseñarle cosas a Jesse) y el humor simplemente tonto (con el alivio cómico que representa Saul Goodman). Estos momentos se balancean perfectamente con todo el drama de la serie, que (de todas maneras) puede ir de comedia a tragedia oscura en cuestión de segundos.

(4) La excelencia del cast secundario

Gus Fring (Giancarlo Esposito) es el gran distribuidor de droga que se esconde a plena vista como el dueño de una popular cadena de comida rápida. La juega tranquilo, callado, pero sabemos que en realidad es una fría y táctica mente criminal (sin un ápice de dudas a la hora de tomar decisiones), cortador de cuellos y venenoso. Cada vez que aparece se roba la escena y te deja sin aliento. Su carácter calculador lo abarca todo, incluso su vida pública. El año pasado se llevó el Emmy por mejor actor secundario y, definitivamente, entra en las listas de “los mejores villanos de la TV”.


Mientras tanto: tenemos a Mike, el especialista, tan letal como adorable. Hank, con sus chistes desubicados pero de mente despierta. Vince Gilligan creó un universo donde cada personaje tiene su momento de gloria, aunque no sea el protagonista. Incluso los personajes femeninos de la serie se destacan (aunque en menor medida). No son muchas las series que encuentran el balance para que todos los secundarios sean relevantes y queridos por los fans.

El TRAILER HONESTO de la serie Breaking Bad (con spoilers):


(5) ¡Todos los detalles!

Después tenemos las pequeñas cosas. Para agregar más conflicto y condimento a la historia, el creador hizo que el cuñado de Walter sea un agente de la DEA. Ahora ya no solo hablamos de simple ironía dramática: ¡hay riesgo de destruir su propia familia, ir a cárcel de por vida!

También tenemos el tema de la escalación de Walter en el mundo de las drogas, que va de la mano con las cosas que tiene que hacer para llegar. A todo eso agreguemos:

--> Excelentes montajes de secuencias al ritmo de música étnicamente variada.

--> Fina atención al guión (hay sutilezas en capítulos que hacen mención a otros anteriores, en los títulos de los episodios, uso recurrente de pistolas de Chejov, flashbacks, flashforwards, etc.)

--> La sutileza del pasaje desde héroe protagonista hasta villano antagonista de Walter White.

En ese sentido, la serie es comparable a Lost (de J.J. Abrams) que episodio a episodio generaba interminables discusiones y teorías en foros de Internet. Sin embargo, Breaking Bad hizo lo que Lost no pudo: cerrar todos los cabos y dejar a todo el público contento. 

Un último acierto fue mantener la serie relativamente corta, para no abundar en cuestiones que no llegaran a ningún lado.

Un análisis del final

La serie que nos dio “Ozymandias” y el final que todos esperaban

El épico capítulo 14 de la quinta temporada es considerado uno de los mejores episodios de la historia de la TV. Su título hace referencia al rey Ramses II (Faraón egipcio) y la inevitable caída de todos los imperios que los líderes construyen sin importar cuan poderosos hayan sido en su tiempo. El episodio (dirigido por Rian Johnson, el autor de “Looper”, lo mejor en sci-fi del 2012) fue más allá del típico Wham Episode (como se los conoce en inglés), sino que representó todo lo que la serie fue construyendo durante sus 5 temporadas. 

Los últimos 2 episodios sirvieron como una suerte de epílogo, pero este dio el verdadero final del imperio de Walter White.

Los otros dos episodios terminaron de cerrar todos los lazos cruciales que faltaban. Quizás perdieron un poco de intensidad en comparación, pero no por eso dejaron de ser emocionantes. Creo que el final fue ideal porque los personajes se mantuvieron honestos y coherentes. Muchos critican que el ataque de Walter a los neo-nazis fue exagerado, que los villanos de la quinta temporada no llegaron a la altura de Gus Fring (los odiamos por ser nazis, nada más) y que nunca llegamos a ver la destrucción de las acciones de Walter fuera de su círculo íntimo.

Todo eso es cierto. Incluso: en los dos episodios finales hay algunos elementos que rozan el concepto de Deus ex Machina, algo que llama la atención en una serie donde se prestó muchísima atención al detalle. Pero Breaking Bad siempre fue un relato sobre las consecuencias morales de ciertas acciones discutibles. Una suerte de bola de nieve, un tren en marcha donde Walt ofició de maquinista.

El final (la muerte de Walt bajo esas características) es perversamente adecuado porque se relaciona con la reformulación de la premisa moral de la serie: la lucha que, como espectadores, nos disputamos al empatizar con un personaje que comete actos imperdonables. Su muerte nos apenó, pero la aceptamos entendiéndola como una “justicia poética”. No podía morir de cáncer, ni podía matarlo Jesse. Tenía que ser así.

Eso es lo que convierte a este cierre –lo admito: convencional y previsible– en algo muy satisfactorio. Breaking Bad reestablece el orden inicial. Un orden moral, por lo menos. El Bien, aunque tumbado, sigue en pie. El criminal, por su parte, ha confesado sus pecados y asumió su castigo. Pero la muerte de Walter en ese laboratorio, en ese lugar que fue su lugar, aquel donde se sintió vivo, mantendrá viva a su creación, a Heisenberg

Esto constituye la última victoria de su alter ego maligno. En esencia, es la historia de un hombre que jugó a ser Dios, dejándose arrastrar por las tinieblas, imponiendo sus propias reglas. Un hombre que, como Ícaro, se acercó tanto al Sol que acabó siendo devorado por su propia ambición. 

Palabras finales

Compleja. Irónica. Dura. Adictiva. Sutil. Eléctrica. Grandiosa. Con tantos adjetivos, hablamos de una serie que hará historia y que va a ser tomada como referencia en los próximos años.

Es un viaje emocionante que te va atrapando poco a poco, hasta que ya es demasiado tarde. El final no solo es cierre, sino también culminación. Esa coincidencia entre clausura y la completitud hace grande a esta particular narración. Breaking Bad, digámoslo, siempre fue una historia sobre la droga. Sobre una droga en particular: la vanidad.

Dicen que el poder no corrompe, sino que revela la verdadera identidad. Mientras la dualidad de Walt (Heisenberg) producía cristal azul, un tóxico mucho más adictivo fluía por el alma del protagonista.


La serie siempre supo tener el dedo en el gatillo, manejó los hilos con mucha delicadeza: desde la música hasta la trama, desde los personajes (y sus conflictos) hasta lo visual. Una propuesta tan deliciosa que pienso volver a disfrutar desde el principio dentro de un tiempo. Vince Gilligan creó un mundo increíble, con atención al detalle, una historia que –definitivamente– marca un umbral. Sí, le podemos encontrar defectos a Breaking Bad (historias secundarias que no llegaron a ningún lado, el rol de las mujeres en la historia, una segunda temporada un tanto floja, etc). Podemos buscar y listar todos esos defectos, pero son menores, muy menores en comparación con la que la serie nos brindó. Personalmente, la aplaudo. Y mucho.

¿Qué mirar después de “Breaking Bad”?

Si consideramos la hipótesis de que es una de las mejores series de la historia, la pregunta parece casi natural. Me han dicho que está a la altura de las ya consideradas obras maestras: The Wire y The Sopranos. ¡Habrá que darles una oportunidad!

En cuanto a intensidad, y en términos de “adictividad”, creo que la opción más correcta es Game of Thrones, que me parece soberbia. Si están interesados en historias donde el personaje se convierte de protagonista a antagonista (y son de mente abierta) recomiendo el animé DEATH NOTE (en mi opinión: brillante) que tiene muchas similitudes con Breaking Bad. Una serie que explota de manera excelente la relación (y la química) entre sus dos protagonistas es “Supernatural” (aunque tiene sus más y sus menos).

En el último tiempo he estado viendo otras series excelentes que también merecen post: la impecable “True Detective”, “Sherlock”, “The Walking Dead”, “Fargo” (y sus paradojas), “Orange is the New Black” y “Mad Men”, por mencionar algunas. Quizás en el futuro escriba sobre ellas también.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

16 comentarios:

  1. Hola! Confieso que no leí la reseña completa porque tengo ganas de ver la serie, voy a tratar de hacerlo en serio (porque en teoría también estoy viendo The Good Wife, y hace meses que estoy estancada en la 1era temporada jajajaja! No es la gran cosa, pero me gustan todos los personajes -menos la protagonista :P).
    En cuanto a tus recomendaciones, me sumo a la de Sherlock, que es simplemente BRILLANTE. Cada temporada hace que me olvide en seguida de que tuve que esperar un año para verla XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vi "The Good Wife", me parece que es medio "para minas", aunque te lo dice alguien que fue fanático (placer culposo, lo admito) de "Desperate Housewives". Una de las lecciones más importante que aprendí es que hay poco tiempo en la vida, demasiado poco. Por eso hay que aprovecharlo viendo series que valgan la pena. Si no te enganchaste, dejala... ¡y metete con alguna de las recomendaciones que te pasé! jajajaja.
      Está muy bien que no lo leas, está muy lleno de spoilers. Es solo para gente que sí la terminó.

      Eliminar
    2. En realidad está buena, es un problema mío con el manejo del tiempo, jaj, y no es de mujeres, sino del tipo que llamo "historias de abogados", como los libros de Grisham (El Informe Pelícano, Jurado en Fuga, El Cliente, La Firma, The Rainmaker, etc.).
      Pero voy a empezar con Breaking Bad, que cinco temporadas ya es bastante, y después veremos.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Te recomiendo el libro: "BREAKING BAD", 530 GRAMOS (DE PAPEL) PARA SERIADICTOS NO REHABILITADOS !!!es genial!!!
    En cuanto al resto de series, hoy mismo he empezado Orange is the new black. A ver que tal. Entre mis preferidas están Hijos de la Anarquía y Hannibal. También me gusta mucho Bates Motel. Juego de tronos no consiguió enchancharme, y eso que vi dos temporadas y media...

    Un post buenísimo como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve leyendo la reseña del libro que comentás. ¡No lo tenía! La verdad que tiene pinta, y era obvio que algo así iba a salir.
      Metele con "Orange...", es una serie que desborda originalidad y traspasa fronteras, super osada en temáticas, y además para morirse de risa.
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Termine the wire hace poco y estoy viendo los sopranos; la primera obra maestra en especial la segunda y cuarta temporada y los sopranos la disfruto mucho, pero breaking bad nunca mas, es irrepetible; todos los premios que ganó; los elogios que recibió son merecidisimos y ese primer puesto en imdb como la serie mejor valorada de la historia lo dice todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, uno más que me suma ganas de ver "The Wire". Ya la empecé a descargar, de hecho.

      Eliminar
    2. tienes que tenerle paciencia, no fue una serie comercial, pero una vez que te engancha lo entrega todo

      Eliminar
  4. Me encantó el post y el análisis que realizás. Un placer leer comentarios como este en el que se desmenuza tan bien el contenido de una de las mejores cosas que se han hecho audiovisualmente en estos últimos tiempos.
    Frases como la que citás de que Breaking Bad ha sido siempre una historia sobre una droga en particular: la vanidad, me parecen geniales.
    La serie es hipnótica, adictiva, contagiosa, y está magníficamente interpretada.
    El capítulo Ozymandias, con tu mención a Johnson (coincido que Looper, de este señor, fue lo mejor de l género en 2012, para mi gusto peli de 9 puntos) es puro nervio, adrenalina, tensión, y tiene una lectura de fondo (como el propio nombre del episodio lo indica) que es brillante, dado lo que implica para nuestro queridísimo WW.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran aporte, Alán Cinéfilo, jaja. Gracias por pasarte. ¡Nos seguimos leyendo!

      Eliminar
  5. Voy por la adictiva temporada 3, así que (con los ojos cerrados) me guardo esta entrada para comentar cuando la termine...

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor, no leas nada. Está infectado de spoilers, es exclusivamente para aquellos que terminaron la serie, jaja

      Eliminar
    2. Recién la termino y me leí toda tu reseña. Ambas (serie y reseña) excelentes! Coincido en los 5 puntos que destacaste. Gracias por poner recomendaciones acerca de cómo seguir, qué otras series mirar. Después de ese final te envuelve el vacío de saber que no hay más. Pero ahondar en los detalles ahora.
      Y como es una serie compleja hay mucho para analizar, pero probablemente tenga que dejar pasar un tiempo para analizar y poder hacer un posteo sobre la música de la serie. ¡Cuando apareció la canción de José Larralde no lo podía creer!

      Veremos qué sale
      Abrazo!

      Eliminar
    3. Hay una cantidad de series, sit-coms, webisodes, películas y animé interminables. No alcanza la vida para ver todo. Si disfrutaste BREAKING BAD, y tenés mente abierto, te recomiendo infinitamente DEATH NOTE (Animé), para mí una de las mejores cosas que se hicieron en el mundo (siempre lo recomiendo) y tiene varias similitudes con B.B, aunque es otra onda. Un día de estos voy a hacer un post sobre "Death Note".
      Gracias por leerme y seguirme querido, se aprecia mucho.

      Eliminar
    4. En mi última entrad hice referencia a esta entrada tuya...
      http://frodorock.blogspot.com.ar/2014/10/el-dia-que-larralde-dio-la-vuelta-al.html

      Muchas gracias!
      Abrazo

      Eliminar
    5. ¡Se agradece! Ahora me paso por el post.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...