martes, 22 de julio de 2014

“No tengo boca y debo gritar”, un relato de Harlan Ellison


No tengo boca y debo gritar (“I have no mouth and I must scream”) es uno de esos títulos que captan la atención desde el minuto cero. Se trata de un excelente relato breve escrito por Harlan Ellison, una de las grandes referencias de la ciencia ficción de terror, que le valió el aclamado premio Hugo en 1967.

La historia, que también tiene su versión en videojuegos, se ambienta en un futuro pos-apocalíptico dominado por una supercomputadora (llamada “AM”: nombre que se desprende del enunciado de Descartes, I Think, therefore I AM) que tomó conciencia e inició un holocausto nuclear, extinguiendo a la raza humana casi en su totalidad (a excepción de cuatro hombres y una mujer). 

Les comparto “No tengo boca y quiero gritar” en versión PDF: http://goo.gl/NG3wN2


==> #SpoilerAlert. A continuación voy a analizar un poquito la trama y los temas que explora, motivo por el cual voy a tener que revelar algunos detalles del cuento. Si no lo leyeron todavía, es preferible que primero lo hagan. De todas maneras, tranquilos: no se expone el ingenioso final de la historia.

No hay villano de algún relato literario que asuste más que AM. Y no hay un futuro más aterrador que el que les depara a Benny, Ted, Ellen, Gorrister y Nimdock: cuatro hombres y una mujer. Los únicos y últimos sobrevivientes de la humanidad. AM —que ha alcanzado el nivel de Dios— los mantiene con vida y presos en un bunker laberíntico únicamente para torturarlos (su venganza contra los humanos que lo crearon). La muerte se les niega, y la tortura va más allá de lo físico, atacando sus emociones y su psicología.


He leído varios cuentos cortos de Harlan Ellison, pero este me impresionó por sus terroríficas descripciones. Al leerlo, uno se siente parte de aquel grupo de prisioneros. Los cinco humanos se ven condenados a una existencia que no se la deseo a nadie: AM los dota de una semi-inmortalidad, envía criaturas para atormentarlos, les ha cambiado sus personalidades (y hasta aspectos físicos), los alimenta con comida repugnante, y evita que puedan suicidarse.

Ellison afirmó que Skynet, —la máquina de Terminator que toma conciencia de sí misma y lidera la guerra contra los humanos— está basada en su propia visión del ordenador AM del relato. El autor demandó al estudio productor de la película y ahora en todas las versiones posteriores de la película aparece su nombre en los créditos, como “fuente de inspiración”, junto a otros dos relatos escritos también por él para la serie “The Outer Limits”.

Aunque la versión en español que adjunté (sacada de Internet) deja bastante que desear, este relato corto está contado a la perfección; tan bien estructurado que se lee de un tirón.

Encontré ingeniosos los métodos de tortura de AM, son geniales las reflexiones de Ted (un narrador poco confiable) y me pareció impecable el final —esa última gran línea—, que le da sentido al título.   Uno se queda absolutamente complacido por el pedazo de cuento que leyó.

No tengo boca y debo gritar” plantea un interesante análisis de diversas actitudes humanas bajo una situación imposible, ¿cómo se comportaría cada uno de nosotros ante esta realidad? La historia del Harlan Ellison atrapa desde el primer párrafo, desde la primera línea, y mantiene el suspenso de principio a fin.


Deliciosamente escrita como una suerte de pesadilla dantesca, la historia finaliza con un giro impredecible donde ambas partes resultan igualmente heridas, y destinadas a estar juntas por el resto de la eternidad. Recomiendo mucho la lectura de este cuento para los fanáticos de la literatura de ciencia ficción. No tiene ningún tipo de desperdicio.


………………………………………………………………………………………………….

=>> Otras notas de CIENCIA FICCIÓN y TERROR en el blog: “Esas cosas no existen” (un relato de mi autoría), “IT, una novela de 1986” (de Stephen King), “La dimensión desconocida” y “Lovecraft y el mito de Cthulhu”.

………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan—page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o deja un comentario!

2 comentarios:

  1. Lo leí antes de irme a dormir y me impresionó tanto que tuve que leer otra cosa. Me hizo sentir igual que "El color venido del espacio", y la descripción del final me espantó igual que la de "La verdad sobre el caso del señor Valdemar", los dos únicos cuentos de terror que me afectaron. Al lado de AM, Skynet y la Matrix son un poroto!! Creo que es muy efectivo el hecho de que casi no habla, eso lo hace más siniestro (salvo claro por el discursito ése en mayúsculas).

    La verdad que es un tremendo cuento, gracias por la recomendación, porque no lo conocía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey, ¡buena recomendación la tuya también! Sobre el primero, hice una nota sobre Lovecraft hace un tiempo, y ese relato todavía lo tengo entre los pendientes. Me lo agendo. El caso de Allan Poe lo conozco. No está entre mis relatos preferidos de él, pero sí... espanta (no como El corazón delator, o El gato negro, pero asusta). ¡Un saludo!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...