miércoles, 1 de julio de 2015

La nostalgia ya no es lo que era (I): “Doom” (1993)

Probablemente uno de los videojuegos que más jugué durante mi infancia y que, al día de hoy, cada tanto vuelvo a retomar. En el 2011 pasé –una vez más– el impecable Doom II (algunos afirman que durante horario laboral, pero nadie lo puede probar). Y ocasionalmente jugamos un cooperative vía LAN con mis hermanos. A la hora de comenzar esta serie de posts sobre momentos nostálgicos, el “Doom” es uno de los primeros que se me viene a la mente.

“Doom”: el origen de los FPS y la controversia

En 1993 la continuación de ID Software al Wolfenstein fue un gran salto en cuanto a gráficos y arte de las texturas. Los mapas de Doom eran inmensos, complejos, con alturas, pasadizos, trampas y muchos secretos. La violencia en los videos juegos había comenzado ha surgir (Mortal Kombat ya había salido en 1992) pero Doom le agregó una capa adicional.

La historia no tenía demasiada ciencia: un marine del espacio queda barado en Marte donde una base espacial es invadida por grotescos monstruos. Lo que generó controversia sin precedentes hasta el momento fue su contenido. 

En primera instancia, Doom presentaba una gran cantidad de símbolos satánicos y referencias al ocultismo, pero además estaba lleno de animaciones muy gráficas, con monstruos siendo despedazos en mil partes por una escopeta de doble caño (hell yeah…). Fue considerado un “simulador de asesinatos en masa” por el crítico David Grossman y se lo desprestigió en varias oportunidades por organizaciones religiosas debido a este contenido diabólico.

La jugabilidad era extremendamente violenta también. 

Una música pegajosa, una plaga de bichos horribles y un set de armas variado te invitaban a matar cualquier cosa que se moviera. Incluso en el manual original se podía leer: "If it moves, kill it". Doom impulsó ese temor ignorante de que la emergente tecnología de realidad virtual pudiera llegar a ser utilizada para simular asesinatos extremadamente realistas

La masacre de Columbine (en 1999) tampoco ayudó al caso, porque se constató que Dylan Klebold y Eric Harris eran fanáticos del juego. Incluso durante la planificación, Harris afirmó que todo seria “como el maldito Doom” y que la escopeta que utilizó fue inspirada por el videojuego.


Doom tuvo un impacto tan gigante en la industria de los videojuegos que durante mucho tiempo el género no era “first person shooters”, sino simplemente “clon del Doom”. 

Hoy no es difícil rastrear cualquier FPS (First Person Shooter) a su único y verdadero origen. Doom implementó la variación de altura, de luces, el modo multiplayer y las misiones en cooperativo. Se trata de la influencia más grande que alguna vez existió para los juegos de disparos en primera persona (aunque quizás no haya sido el más popular de todos).

La continuación de Doom (1993) fue Doom II: Hell on Earth (1994). Luego vimos una serie de expansiones de Doom II (Final Doom, TNT Evolution, Plutonia Experiment, etc) que salieron a la par del mítico Quake (ese sí, uno de los FPS más populares, pero inspirado absolutamente en el Doom).

Una particularidad del Doom fue que traía un creador de mapas, y los fans pudieron diseñar sus propios niveles o incluso campañas (archivos .wad). Recuerdo con mucho cariño la saga Massacre (salieron tres niveles por lo menos) que eran mapas que desbordaban de monstruos y de violencia.

Doom 3 (2004) se vió una década más tarde. Esta tercera parte (que fue un reboot más que una secuela) tenía un tono mucho más oscuro y opresivo, y su estilo de juego iba más de la mano del survival horror que de un clásico FPS. En este sentido, Doom 3 fue mucho más influenciado por la saga Resident Evil que por sus versiones anteriores.

Doom (2005): la adaptación al cine

Doom 3 sirvió, a su vez, de inspiración para la adaptación cinematográfica del 2005. Hay una tendencia a que las peliculas basadas en videojuegos sean malas, y esto es generalmente cierto. Pero la película de Doom la disfruté mucho (y creo que debo ser uno de los pocos).

En la película, una serie de Marines son enviados a investigar extraños eventos sucediendo en una estación espacial de Marte, solo para encontrarse con una gran cantidad de maquinas de matar genéticamente modificadas. La protagonizaban la The Rock Johnson (un tipo que te levanta cualquier película), Karl Urban y Rosamund Pike, que en ese momento era totalmente desconocida (y hoy se la alaba universalmente por su papel en Gone Girl de David Fincher).

La película es una fiesta pochoclera que va directo a la acción y está repleta de referencias a la saga. Son geniales los constantes guiños que se encuentran en la cinta. El armario donde está guardada la BFG (que, por supuesto, hace su aparición en la película) está designado como IDKFA. Una secuencia de acción se ve directamente desde los ojos del protagonista (para tener la verdadera experiencia FPS).

La película origalmente fue anunciada en 1999 e iba a ser protagonizada por Arnold Schwarzenegger en el rol del Doomguy. Lamentablemente, un incidente de la vida real resultó en un trágico accidente y la película se frenó completamente. Dos adolescentes fans del juego se pusieron a jugar con una motosierra y… bueno… se imaginarán.

La película fue un fiasco comercial, lo que llevó a que una secuela nunca llegue a ser escrita. Una pena porque viendo las cintas de acción que suelen salir, ésta tenía lo suyo y cumplía con su función En algún momento en el blog voy a hacer un post sobre buenas películas basadas en videojuegos.

El verdadero origen del Doom

La historia que no muchos conocen es que Doom comenzó como una licencia de un juego basado en “Aliens” (de James Cameron). Cuando ID Software comenzó a trabajar en el desarrollo, sus posibilidades eran que fuera un juego de plataformas o un juego licenciado. En 1992 los programadores estaban con muchas ganas de utilizar su nuevo motor de juegos 3D en una secuela del Commander Keen (o sea: en un futuro alternativo habríamos tenido un lamentable juego en 3D de un niño de 8 años con serios problemas de pigmentación en lugar del FUCKIN´ DOOM).


Pronto dejaron esa loca idea y pasaron a una que tenía más sentido: una adaptación de Aliens (1986). Finalmente, luego de varias negociaciones, no obtuvieron los derechos y dijeron: ¿por qué no aplicamos el mismo concepto, pero reemplazamos los aliens por monstruos horripilantes traídos desde el infierno? Sounds just about right. Y así es como se hace historia.

El futuro de “Doom”

En el 2014, ID Software reveló que tiene intenciones de rebootear nuevamente la franquicia en el 2016. Aparentemente el Doomguy va a poder hacer saltos dobles y movimientos de finalización (¿fatalities?). Habrá que esperar y ver.

Doom fue llevado a muchísimas consolas a lo largo del año. Las versiones de PlayStation y Sega Saturn, por ejemplo, combinaban niveles del Doom y el Doom II, y sumaban misiones especialmente diseñadas para esos sistemas. Doom 64 (para la N64) fue totalmente diferente y hasta puede considerarse una continuación del Doom II.

Una curiosidad es que el código fuente del Doom fue liberado para uso libre así como sus efectos de sonido, y muchas veces escuché los distintivos efectos sonoros de puertas que se abren o bichos que aparecen en varias películas.


"Come get some.."


► Doom fue y sigue siendo notorio, aún hoy, por sus imágenes diabólicas y los altísimos niveles de violencia e imágenes satánicas. Pero más allá de la polémica que generó, se trata de uno de los videojuegos que marcó un umbral y fue una de las mayores influencias para los que vendrían en el futuro. Actualmente pueden jugar versiones online de las primeras dos partes o el original vía emuladores como DOSBOX.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan—page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o deja un comentario!

8 comentarios:

  1. JUEGON!!!!
    Si la habremos pasados noches jugando Doom y matando bichos con los amigos!!
    Para aquellos que nacieron luego de la playstation, les recomiendo sentarse un rato a probar esta joya de los videojuegos... por obvios motivos, no va a ser lo mismo que los juegos de primera persona como los de ahora (no se puede apuntar para arriba ni para abajo) pero realmente todos deberian saber lo que es que te aparezca el hombre en llamas a revivir monstruos.
    Abrazo, buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tim! Se extraña el "Cine en pocos minutos". Me quedé en Inside (2002) de Trevor Sands.
      Nada dice "NOSTALGIA" mejor que el Doom.

      Eliminar
  2. Te falto agregar que existe el gzdoom, un remake compatible con Windows 7 que ademas agrega resoluciones widescreen y un motor aparte para utilizar el mouse y awsd al mejor estilo counter-strike.
    Saludos

    Gast

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He aquí un verdadero Doom Master. Se me pasó ese detalle. ;)

      Eliminar
  3. ¿Por qué suelen aparecer esos idiotas que se la toman todo al pie de la letra?
    Y nunca falta otros idiotas, que responsabilizan a videojuegos, películas, de las locuras de gente que no diferencian realidad de ficción. Pasó con quienes imitaban los disparates de Beavys and Butthead.

    Interesante y detallado informe. Es cierto lo que se dicen de las películas basadas en juegos.
    ¿Que te parecen las de Resident Evil?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RE1 está muy bien, y RE2 me gustó aunque comienza ya a alejarse del material original. Pero ambos son muy disfrutables. A partir de la tercera, la saga ya no tiene de dónde agarrarse y se convierte en una burla hacia la propia serie. Una lástima porque había comenzado bastante bien.

      Eliminar
  4. ¡Buenísima entrada! Gran homenaje, me diste muchas ganas de volver a jugarlo.
    Me sorprende que no hayas hecho ninguna mención al Counter.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. See... obviamente el Counter pasó por mi cabea, pero la idea era hablar del Doom, no tanto de la historia de los FPS. Igual: le debo un post al CS. Roger that!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...