martes, 10 de noviembre de 2015

“El color que cayó del cielo”, de H.P. Lovecraft


Lovecraft quería escribir una historia sobre alienígenas invadiedo la Tierra, pero evitando todos los clichés del momento. En esencia: buscaba prescindir del extraterrestre antropomorfo de la literatura de ciencia ficción que venía saliendo por esa época.

Inspirándose en una novela de Arthur Machen (Los tres impostores) H.P. Lovecraft escribió un relato que se terminaría convirtiendo en uno de los fundamentales de su obra (y también el preferido por él mismo).

Comenzó a escribir “El color que cayó del cielo” (The Colour Out of Space) en 1927, inmediatamente después de su novela “El caso de Charles Dexter Ward” y mientras encaraba la revisión final de uno de sus ensayos más célebres: “El horror sobrenatural en la literatura”.

En este relato, Lovecraft no presenta a un ser físicamente horroroso como en La Llamada de Cthulhu

Acá simplemente se nos describe un color. Un color que es frío y húmedo, pero que quema. Una especie de humo que absorbe la vida de todas las cosas.

Se inicia cuando un extraño meteorito cae justo al lado de la grande del viejo Nahum Gardner, en un paraje remoto llamado Arkham. Cosas extrañas comienzan a sucederle a las plantas y animales y, eventualmente, también a los humanos. Es fascinante la manera en la que Lovecraft plantea los numerosos estudiosos realizados al meteorito y las diferentes cualidades físicas que va presentando.


El autor fue un astrólogo frustrado ya que fue forzado a abandonar los estudios (debido a su precaria salud). Sin embargo, aplicó cosas que aprendió en sus escritos. Por ejemplo, en “El color que cayó del cielo” algunas cuestiones sobre los meteoritos quedan plasmadas en el relato.

La cuestión es que  la cosecha del viejo Nahum entrega frutos de tamaños estrambóticos y sabores desagradables, el terreno se torna de un color grisáceo y con olor insoportable. Por su parte, los arboles se mecen aunque no haya ni un poquito de viento y los animales sufren mutaciones insólitas. Para hacer las cosas peor, dentro del meteorito hay un ser de un color indescriptible para el ojo humano, sin forma definida, que termina afectando a toda la familia que vive en la granja.

El texto es un poco extenso (unas 20 hojas) pero fluye con facilidad.  Pueden leerlo en cualquier sitio web ya que pasó hacia dominio público hace un tiempo. Por ejemplo, lo tienen en una compilación de Axxon: http://axxon.com.ar/rev/173/c-173cuento18.htm.

En una época donde el horror en la literatura implicaba vampiros y fantasmas, Lovecraft fue uno de los grandes pioneros en mezclar fantasía, terror y ciencia ficción. “El color que cayó del cielo” se convirtió rápidamente en uno de las marcas registradas del autor y marcó la tendencia que lo popularizó.

¡Ah! Y también fue la inspiración para el juegazo de Lucas Arts “Maniac Mansion” (1987).

La historia se cuenta desde la perspectva de un investigador de propiedades que busca lugares para colocar una nueva reserva. 

Eventualmente comienza a enterarse de “aquellos malos años” de los que los pueblerinos evitan hablar. Finalmente se contacta con Ammi, un viejo que vivió cerca del lugar de los hechos y que comienza a narrarla lo sucedido décadas atrás.

Allí el foco del narrador cambia hacia Ammi, quien nos relata cómo la familia Gardner encontró un meteorito en el patio de su casa, y las cosas horripilantes que sucedieron a partir de ese momento.

El cuento tiene versiones en audio drama y una serie de adaptaciones a la pantalla grande. La primera versión conocida es Die, Monter, Die! (1965), película inglesa dirigida por Daniel Haller. Años más tarde salió The Curse (1987), de origen estadounidense, dirigida por David Keith, que parece ser un material más fiel al trabajo original de Lovecraft.

Más recientemente, en el 2010, salió Die Farbe, film alemán de dudosa calidad y bajo presupuesto. 

Parecería que Lovecraft –como Poe, King y tantos otros– está destinado a no tener nunca buenas adaptaciones al cine. Aunque se dice que Die Farbe, filmado en blanco y negro, sería la película que más respeta la esencia de la historia y su espíritu lovecraftiano.


► Lo mejor de “El color que cayó del cielo” es la naturaleza críptica del relato. El alien no sólo no tiene forma ni colores descriptibles, sino que además genera muertes inusuales y crueles a los organismos que afecta. Es particularmente terrorífico porque su verdadero aspecto nunca se nos expone, sino únicamente sus efectos letales (y vía los ojos de un único testigo).
  
………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan—page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

7 comentarios:

  1. Una gran historia, tal vez hay un ser concreto, el que surge al final, pero no llega verselo. Creo que se insinúa que no terminó, que se repetirá tal vez en otra parte. Y el tema de no saber exactamente que es, implica que no el desconocimiento de como enfrentarlo, si es que existe alguna forma. El híbrido de El horror sobre Dunwitch fue detenido por unos conjuros. Pero no se sabe como detener a ese color caído del espacio.

    El tema de porque Lovecraft no ha sido bien adaptado tal vez sea porque el autor desdeñaba ciertos temas que se consideran necesarios para una trama. no hay romances ni sensualidad, temas que se dice que Lovecraft consideraba menores. Tal vez Clark Ashton Smith, escritor de El Círculo de Lovecraft podría ser mejor adaptado. Lo que estaría bien porque merece ser más difundido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el tema de la mala adaptación me parece que tiene que ver con las diferencias en los medio audiovisuales. Se hace complicado llevar al cine cosas que Lovecraft describe como "indescriptibles" de por sí. Un color que nadie puede distinguir o caracterizar, por ejemplo... Es cierto también eso que decís vos sobre lo que el autor consideraba como "temas menores".

      Y yo no quise revelar nada del final, y menos sin poner el tag de SpoilerAlert =P

      Eliminar
  2. Que bueno encontrarme con esta reseña, porque esta historia de Lovecraft la leí recién este año (y todavía hay varios de él que están esperando mi lectura).
    Tal cual lo describiste me pareció que le dio una vuelta al tema. Me sorprendiste con la mención de "Maniac Mansion" ¡cuando lo leí no lo relacioné! muy bueno

    Me parece que con eso de las adaptaciones cinematográficas King si tuvo buenas adaptaciones y algún que otro fanático de El Resplandor, Cementerio de Animales, Misery o Milagros Inesperados, te va a saltar al cuello.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seee... King tiene algunas buenas adaptaciones... Igual, el caso de El Resplandor sabemos que es especial, porque fue adaptado por el maestro Kubrick. Ah, y no te olvides de The Shawshank Redemption, inmensa película.

      Eliminar
  3. Desde la primera vez que leí este cuento decidí que era mi favorito de Lovecraft. Creo que llevó al extremo el recurso de lo indescriptible / inefable, primero por el asunto del color; y segundo porque el "alien" no es mencionado como tal en ningún momento, y la forma en que se alude a él es tan vaga que, de hecho, no se me ocurrió pensar en él como extraterrestre hasta que leí este post XD No sé vos, pero es el único cuento del autor que me produjo un efecto (aparte del placer estético, digamos), y fue una sensación tan indescriptible como las cosas que aparecen en el cuento: incomodidad, malestar... algo así.

    Me encantó el post, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, lo de "extraterrestre" es más bien "no terrestre", =P
      Es un cuentazo, aunque Lovecraft tiene un par más que también me gustan mucho. Leete "Lo innombrable" (creo que se llamaba así). Es tremendo.

      Eliminar
    2. Sí, "Lo innombrable" es muy bueno!! Y me hiciste acordarme de "El horror oculto" ("The lurking fear"), que al final de la segunda parte tiene una imagen imborrable ;)

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...