jueves, 12 de mayo de 2016

“Gravity Falls” es una serie animada madura e ingeniosa


Para convencerte de que tenés que ver el show de Disney “Gravity Falls” (especialmente si no sos un niño) basta con ver los primeros episodios. Pero si sos de esos que todavía creen que “los dibujitos son exclusivamente para los más chicos”, en este post voy a intentar cambiar tu mente ingenua.

Gravity Falls es una serie original de Disney creada en el 2012 por Alex Hirsch, quien antes de llegar a sus 30 ya generó uno de los contenidos más universalmente alabados por la crítica en los últimos tiempos.

La historia relata –a lo largo de dos temporadas de 20 episodios cada una– las aventuras del precoz y adorable Dipper Pines y su enérgica hermana gemela Mabel. Durante un verano son enviados hacia el pueblo de Gravity Falls, Oregon, para pasar una estadía con su desconocido, misterioso, tacaño y malhumorado tío Stan Pines, dueño del Mystery Shack, una trampa para turistas.

Las cosas se complican cuando resulta que el pueblito es un imán para todo lo extraño: monstruos, viajeros temporales, fenómenos inexplicables y artefactos mágicos. 

Afortunadamente, Dipper encuentra un enigmático libro (firmado con una mano de seis dedos y el número “3”) que tiene una recopilación de todos los encubrimientos, eventos pasados y sucesos insólitos que ocurrieron en la ciudad; y también incluye mensajes crípticos y una precaución urgente: “¡No confíes en nadie!”.


Así, la serie combina muchísimo humor y referencias de la cultura pop con elementos de conspiración (al mejor estilo “Expedientes X” o “Lost”), una ambientación surreal llena de personajes extravagantes (que recuerda a “Twin Peaks”) y el horror cósmico de H.P. Lovecraft.

Al final de la primera temporada, la serie se tomó un descanso de un año. Mientras tanto, varias miniseries surgieron para mantener a los fans interesados. Están muy buenas y funcionan como material extra y complementario. La segunda temporada llegó en el 2014, y el gran final (muy emotivo y brillante, por cierto) cerró la historia con un especial de una hora de duración.

Gravity Falls es un triunfo desde donde se lo mire: construye un mundo fascinante y coherente, nos va sumergiendo en una trama cada vez más atrapante, es una maravilla visual y tiene un elenco de voces perfecto.

También es una serie muy geek, de esas que esconden chistes “para los adultos”, referencias a películas, juegos de video y literatura, y también de esas que fanatizan a la gente con posibles teorías y explicaciones de los extraños sucesos que vemos. Si bien los grandes misterios son resueltos para el final de la historia, muchas cuestiones quedaron abiertas, y los fans continúan teorizando.


Técnicamente es excelente, pero lo que más disfruté fue la impecable cohesión narrativa. Se apoya muchísimo en un complejo sistema de foreshadowing y callbacks (no sé si hay forma de no escribir esos términos en inglés). En retrospectiva, todo parece indicar que el creador tenía muy en claro hacia dónde iba la historia, y fue colocando pequeñas pistas incluso en los capítulos más de relleno.


Un ejemplo ideal es el de Blendin Blandin, el agente removedor de anomalías temporales. Durante los primeros capítulos de la serie se lo ve (inexplicablemente) apareciendo en el fondo de algunas escenas. Sólo cuando hace su introducción formal en el episodio 9 nos enteramos de que estuvo todo este tiempo eliminando las pequeñas anomalías que causaban Dipper y Mabel con sus aventuras.

Elementos como los de Blandin son los que hacen de Gravity Falls una experiencia única. La serie activamente te proponía que especules, que investigues el pueblo junto a los protagonistas. 

Mucho antes de que la gran revelación sobre quién escribió el diario saliera a la luz, los fans ya habían conectado los puntos basándose en un detalle que aparece brevemente en el episodio “Double Dipper” (uno de los primeros).

Diferentes mensajes crípticos también pueden encontrarse en cada capítulo y en los créditos iniciales, otro detalle que la producción de Gravity Falls adicionó para incorporar más misterio al misterio.  Por ejemplo, la intro a los capítulos 1 a 6 largaba un audio que, al escucharse al revés, decía “Three letters back”, indicando un método de cifrado conocido como Cifrado César.

En criptografía, el Cifrado César es uno de los más sencillos y más utilizados. Es un tipo de cifrado por desplazamiento. Una letra en el texto original es reemplazada por otra letra que se encuentra en un número fijo de posiciones más adelante (o más atrás) en el alfabeto.

Al final de cada episodio se puede ver un mensaje cifrado que debía decodificarse con la pista de cada secuencia inicial. En algunos casos, los mensajes eran tonterías del tipo “Not H.G. Wells approved” (para el capítulo del viaje en el tiempo, “The Time Traveler’s Pig”) o “SORRY, DIPPER, BUT YOUR WENDY IS IN ANOTHER CASTLE”, pero a veces eran pequeñas porciones que revelaban aspectos de la trama.

Gravity Falls es, sin duda, un show muy ingenioso, en cuanto a trama, misterios, arcos argumentales, humor. No creo que alcance la profundidad simbólica de historias como “Over the Garden Wall” (gran miniserie de Cartoon Network) pero tampoco es una historia para tomar a la ligera.

Otro de sus grandes aciertos es cómo logró introducir el horror cósmico de las historias tipo H.P. Lovecraft en un formato palpable con la audiencia de Disney.  Gravity Falls es ocasionalmente oscura y terrorífica, pero es una producción indiscutiblemente “caricaturesca”, diseñada sin buscar ningún tipo de realismo.



En el medio de tantos eventos sobrenaturales, los personajes crecen, se enamoran, aprenden, lloran, ríen y se equivocan. Hay algo muy tierno en la relación de hermanos de Dipper y Mabel, está muy bueno cómo se manejan sus relaciones con el resto de los personajes del pueblo, y hasta Stanley Pines se las arregla para brindar un arco argumental que emociona.

Y ni hablar del villano principal, Bill Cipher, que se va introduciendo muy de a poco (con sutiles pistas y referencias) y termina por convertirse en una de los villanos más memorables de la historia de los dibujos animados.

► En definitiva: Gravity Falls es un show muy sólido, con una buena cantidad de sorpresas, grandes historias y mensajes positivos. Va construyendo un cariño especial por cada personaje, por más secundario que sea, se hace lugar para el crecimiento del universo que crea, tiene tramas sofisticadas y, lo que es más importante, es realmente divertida. Ah, y está disponible en Netflix.

Gravity Falls: varios pulgares arriba. Bien hecho.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

7 comentarios:

  1. ¡Todavía te la debo! En cuanto salde esa deuda vuelvo a pasar por aquí...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volví a pasar por acá porque, luego de una pelea entre mis dos sobrinas (de 9 y 7 años), la de 9 ganó el sorteo y eligió que teníamos que ver... Gravity Falls.
      La de 7 se quedó dormida al instante, en parte por la bronca de perder en el sorteo.
      Me colgué a ver y está buenísimo. Tanto que fui el último en dormirse. En cuanto puedo me voy a ver todos los capítulos jajaja

      abrazo!

      Eliminar
    2. Ah, luego de ver los capítulos vuelvo a pasar (de nuevo) por aquí...
      Abrazo (de nuevo)

      Eliminar
    3. ¡Ah, viste! Está genial esa serie. Yo tengo ganas de verla de nuevo (mi excusa va a ser engancharlo al pibe cuando crezca un poco más).
      ¡Abrazo!

      Eliminar
  2. La he escuchado mencionar. El dibujo me gusta menos que la historia, aunque los ambientes y el sombreado están muy bien. Me gusta eso de la intertextualidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esta y Steven Universe son las únicas muy buenas caricaturas no adultas de los últimos 3 años

    ResponderEliminar
  4. Hola Luciano como estas Gravity Falls es mi serie favorita de todo el Disney y Disney XD actual se puede decir que es una de las pocas series buenas que hay en television actualmente sin contar las repeticiones de las grandes series clasicas saludos y buena suerte amigo

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...