miércoles, 18 de enero de 2017

“Las puertas de la percepción”, de Aldous Huxley


En el año 1954 ya se experimentaba bastante con drogas alucinógenas, pero pocos se tomaban el trabajo (o el riesgo) de documentar imparcialmente sus efectos. En ese sentido, el curioso ensayo de Aldous Huxley, Las puertas de la percepción, vino a cambiarlo todo.

Tanto este ensayo como “Cielo e infierno” (que Huxley publicó dos años después) relatan la experiencia real del autor tomando mescalina, el principal alcaloide del peyote y que tiene propiedades alucinógenas. 

El conocido autor de Un mundo feliz estaba un tanto decepcionado  con la manera en la que avanzada la tecnología aquella época y por el estilo superfluo de la sociedad en general; por ese motivo comenzó a experimentar en el área psicodélica.

Las puertas de la percepción es un ensayo cortito (unas 30 páginas) que se lee con facilidad (a pesar de la inconmensurable erudición del autor). Se puede leer sencillamente en una tarde.

Las puertas de la percepción (1954) ensayo de Aldous Huxley: DESCARGAR.

El ensayo es absolutamente fascinante no sólo por la lisérgica premisa (documentar objetivamente los cambios que produce en el cuerpo humano la ingesta de mescalina) sino también porque el escritor lo redacta de forma muy amena.

***


El título está inspirado en una cita de William Blake contenida en su obra “El matrimonio del cielo y el infierno”. 

Allí, Blake escribe:

«Si las puertas de la percepción se purificaran
todo se le aparecería al hombre como es, infinito».

La hipótesis de Huxley es que el cerebro humano es limitado, filtra la realidad impidiéndole el paso a todas las impresiones e imágenes del mundo, ya que no encuentra forma de procesarlas. En ese sentido, las drogas alucinógenas pueden reducir este filtro (abrir las puertas de la percepción, como expresa simbólicamente).


A lo largo del ensayo él pasa por diferentes etapas, la delira un montón, y comienza a notar cómo, por ejemplo, los objetos cotidianos pierden su funcionalidad, de repente existen "como tales". También el espacio y el tiempo pierden relevancia. 

En palabras suyas:

«El lugar y la distancia dejan de tener mucho interés. La mente obtiene su percepción en función de intensidad de existencia, de profundidad de significado, de relaciones dentro de un sistema. Veía los libros, pero no estaba interesado en las posiciones que ocupan en el espacio. Lo que advertía, lo que se grababa en mi mente, era que todos ellos brillaban con una luz viva. (…) El espacio seguía allí, pero había perdido su predominio. La mente se interesaba primordialmente no en las medidas y las colocaciones, sino en el ser y el significado.»

Por su parte, los niveles de percepción parecen hacerse mayores. 

La sensación es de que algo demasiado grande te invade, lo que Huxley interpreta como el cerebro tratando de lidiar con la enorme cantidad de impresiones y sensaciones que el filtro ahora deja pasar. 

Dice el autor:

«(...) la función del cerebro, el sistema nervioso y los órganos sensoriales es principalmente eliminativa, no productiva. La función del cerebro y del sistema nervioso es protegernos, impedir que quedemos abrumados y confundidos por esta masa de conocimientos en gran parte inútiles y sin importancia (...) admitiendo únicamente la muy reducida y especial selección que tiene probabilidades de sernos prácticamente útil.”»    

En una nota de color, este libro (absolutamente influyente para los estudiosos de la psicología, filósofos y hasta médicos) tuvo una fuerte influencia en la cultura popular. En primera instancia, dio nombre a la banda The Doors, quienes a su vez crearon una canción (Break on through) inspirada en la temática de “Las puertas de la percepción”.

Además, quienes hayan visto la película Doctor Strange (una de las grandes producciones cinéfilas del 2016), durante el clásico cameo de Stan Lee se lo puede ver en un colectivo leyendo este mismo libro.


***

El ensayo de Huxley es muy detallado e inmerso en la reflexión. No sólo fue tomando apuntes sino que además contó con un grupo de investigadores que lo observaban y lo iban acompañando durante la experiencia.

Es muy loco cuando, a medida que avanza la narración, te das cuenta que el escritor está absolutamente puesto, entrando en una atmósfera de colores y texturas, un espacio compuesto de una importante sensibilidad visual.
«La totalidad está presente hasta en los pedazos rotos.
Más claramente presente tal vez que en una obra completamente coherente.»

Entre sus diferentes disertaciones, que van desde lo filosófico hasta lo místico, también incorpora investigaciones médicas y psicológicas, demostrando que hizo un trabajo importante antes de someterse al experimento.


No es raro que este ensayo (de la mano con los poemas de William Blake) se haya convertido en una suerte de manual para el movimiento hippie que surgió después en la década de los ´60. Y, a pesar de contar con más de cincuenta años desde su concepción, sigue siendo una lectura vigente.

Si tienen posibilidad de leerlo, háganlo. No tiene desperdicio.
«Vivimos juntos y actuamos y reaccionamos los unos sobre los otros,
pero siempre, en todas las circunstancias, estamos solos
(Aldous Huxley, Las puertas de la percepción)
 
………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….

 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!




2 comentarios:

  1. Tenía para comentar al respecto que lo leí hace mucho, que no vendría mal una repasada. Además de comentar algo acerca de William Blake, y, por supuesto de los Doors. ¡Qué buena banda!
    Ah, también algo acerca de la película, como la escena en que Val Kilmer/Jim Morrison plantea ponerle ese nombre a la banda en honor a Blake.
    Pero ya lo dijiste todo

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias, che. No creo haber dicho "todo". (Nunca se dice todo, realmente). Es apenas un esbozo de ideas para que alguien se animé a leerlo. Sabés que la peli de The Doors la descargué hace bocha y está ahí, esperando tranquilita.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...