lunes, 30 de octubre de 2017

“Madagascar”, las aventuras de piratas de L.E. Benítez


Debido al blog, todos los años me llegan obras literarias a mi casa por parte de colegas escritores y editoriales. La mayoría las leo y las reseño. Otras no porque, en honor a la verdad, me parecieron horribles o directamente mal escritas. En algunos casos son demasiado simples como para poder decir algo sobre ellas.

Madagascar, del argentino Luis Benítez, fue un caso particular en este sentido.

Me llegó desde la editorial Vestales sin previo aviso, y cuando la estudié por arriba para enterarme de que era ficción histórica, me dio mucha vagancia encararla. Estuvo juntando polvo sobre mi estantería durante una buena cantidad de días hasta que me animé a tomarla.

Todo cambió apenas leí los primeros capítulos. Sorpresivamente, me terminé enganchando muchísimo con esta historia que me parece brillante.

La novela recupera el sentido de aventura de los relatos sobre piratas que leíamos de chicos, si bien lo hace con un tono adulto. Un capitán de quince años (de Julio Verne) y La isla del tesoro (de Stevenson) son novelas favoritas de mi infancia. 

Madagascar le debe mucho a esas obras.

De hecho, la trama denota influencias de Alexandre Dumas, Daniel Defoe, Julio Verne y Robert Louis Stevenson, autores que el mismo Benítez dice admirar. En una entrevista realizada por la misma editorial Vestales (que pueden leer acá) él se explaya respecto a éstas y otras cuestiones.

La obra combina un relato de piratas con uno de conspiraciones políticas. Si bien yo no conocía nada sobre la supuesta Libertatia, habría sido un hecho real. Según la historia, Libertatia fue una colonia utópica establecida en la costa norte de Madagascar a finales del siglo XVII.


Existe una única fuente conocida sobre este asentamiento: el libro del capitán Charles Johnson (un personaje que, se sospecha, podría haber sido el mismísimo escritor Daniel Defoe), Historia general de los robos y asesinatos de los más famosos piratas, publicado en Londres en 1728.

Fue este libro el que inspiró a Luis Benítez a escribir la novela.

«La historia, real o no, me fascinó de inmediato y me puse a investigar al respecto, encontrando poco y nada, más allá de la fuente referida. Eso me gustó más todavía, pues hay que entender que en la llamada “novela histórica” la historia cierta y comprobable debe ser comprendida como escenografía y soporte de la ficción. Si la historia condiciona a la ficción, estamos ante un obstáculo. Esto es: que la historia aporte tiempo y espacio, vestuario, modos de ver el mundo de los hombres de esa época, pero que no le ponga trabas a la imaginación

***

Pasando al ámbito de la novela, la isla en medio del océano Índico (Libertatia) es una república igualitaria fundada por piratas liderados por el capitán Olivier Masson y el extravagante fraile Antonuzzi. A ellos luego se les suma un socio en quien pueden confiar: el joven y enérgico Thomas Taylor (en mi opinión, el mejor personaje).

La obra está formada por capítulos más o menos breves que van intercalando dos tramas. La más interesante consta de fragmentos de un diario que escribió Masson respecto a la fundación de Libertatia. Es el costado más aventurero, si bien consta también de un entramado político y filósófico.

Las narracciones de Olivier Masson, sus finas descripciones de las batallas, sus charlas con Taylor y Antonuzzi hasta largas horas de la noche y sus propias deliberaciones mentales son el plato fuerte de la historia. 

Imposible no sentirse atraído por las anécdotas de este marino.

El autor no sólo investigó muchísimo para crear una trama muy realista (maneras de hablar, vestimenta, ambiente, formas de pensar, etc) sino que además le incorporó los elementos fundamentales para cualquier buen relato de piratas: aventuras, peligros, peleas de espadas, enfrentamientos entre barcos, traiciones, bebidas, mujeres, saqueos.

Los otros capítulos componen un trama política sobre la disputa entre protestantes y católicos en Francia en el presente (año 1693). Allí se encuentra un ya adulto Tom Taylor, encerrado en una prisión y esperando a ser juzgado por sus actos.

En mi opinión, si bien esos episodios tienen su atractivo, no están a la altura del diario de Masson. Me animo a agregar que se vuelven un poco densos en su sección media. No podía esperar a terminar estos capítulos para volver a los piratas.


Más allá de esto, Madagascar no deja de ser una obra absolutamente recomendable para amantes del género.

Benítez sabe administrar el suspenso y la acción, sumando temáticas políticas y filosóficas en el medio. La idea de un estado alternativo con hombres libres (una concepción absolutamente revolucionaria para aquella época, e incluso para nuestros días) está muy bien trabajada.

La tríada de personajes principales tiene un desarrollo maravilloso. 

Uno llega bien a conocer a Thomas Taylor (una especie de pirata a lo “Tom Sawyer”, sagaz, entrador, carismático), a Olivier Masson, un lider natural, y al mal llevado Antonuzzi, quien es el encargado de generar la mayor parte de los conflictos interpersonales, pero quien también es el que organiza toda la cuestión administrativa del nuevo asentamiento.

La narración de Benítez no sólo es muy amena, sino además envolvente. Arrancás los capítulos sintiendo apenas curiosidad, mero interés, y sin darte cuenta estás tan metido en la historia que no querés abandonarla. Es un libro que no quería que termine, y rara vez me pasan esas cosas.

Disfruté mucho de la lectura y la recomiendo. Normalmente le esquivo a la ficción histórica (éste no es un libro que yo habría buscado activamente) pero resultó ser una muy grata sorpresa.

Un último punto que destaco es que Madagascar tranquilamente puede tener dos grandes lecturas. Hay quienes, como yo, lo encontrarán una simple diversión –un relato atrapante que se sostiene gracias a personajes deliciosamente caracterizados, suspenso constante, atracticas temáticas políticas y buenas dosis de acción.

Otros quizás puedan indagar un poco más para reflexionar acerca de las posibilidades concretas de fundar una república libre, una verdadera utopía. En ese sentido, esta novela ofrece un material fuente de valor incalculable.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

5 comentarios:

  1. El que se algo historico, puede alejar de la lectura. Eso lo entiendo.
    Pero hay personajes históricos que parecen de ficción, como el corsario Hipolito Bouchard.
    Y los intentos de fundar una colonia utópica son atrayentes. Proyectos que han tenido algunos piratas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Luciano: te escribo para agradecerte muy personalmente tu generosa reseña de mi novela "Madagascar". Apoyos como el tuyo son los que permiten que las obras de los autores nacionales sean conocidas y valoradas. Aprecio mucho tu atenta lectura, el buen criterio con el que sopesaste cada sección y personaje y, fundamentalmente, me causa una gran alegría que mi libro te haya brindado unas horas de placer, algo de aquello que Jorge Luis Borges llamó, refiriéndose a la literatura, "otra de las formas de la felicidad". Eso que buscamos los lectores, al abrir un libro. ¡Muchas gracias, Luciano! Cordialmente, Luis Benítez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Luis! Nunca habría esperado recibir un mensaje del autor en el blog. Es una alegría inmensa. La reseña fue absolutamente honesta, como todo lo que trato de hacer por acá. Disfruté muchísimo de tu obra y la considero una de las lecturas más placenteras del año.
      De nuevo: felicitaciones.

      Eliminar
    2. Mil gracias, Luciano! Vos también sos autor y sabés muy bien cuán necesarias son palabras como las tuyas y las de los que visitan tu blog, para que uno cobre ánimos y se anime a seguir en este "oficio sombrío", como lo llamaba Dylan Thomas. La gran satisfacción es saber que lo que escribimos le brindó a los lectores eso que vos sentiste y que tan minuciosamente registraste en tu generosa reseña.
      Editorial Vestales ya subió en sus redes sociales su agradecimiento hacia vos: https://twitter.com/vestaleseditora
      Un gran abrazo y de nuevo gracias! Cordialmente, Luis Benítez

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...