martes, 21 de noviembre de 2017

Una explicación sobre el final de “El graduado”

La obra maestra de Mike Nichols, El Graduado (1967), es una de la más icónicas de la historia del cine, con prácticamente cada escena imitada y parodiada por actores, directores y escritores por más de 50 años. Durante mucho tiempo, los espectadores han quedado sin habla debido al confuso desenlace. Hoy quiero dar mi granito de arena respecto al final.


***

ACLARACIÓN: como se deduce del título, este post tiene grandes spoilers sobre el argumento de la película (si bien es uno de los más conocidos del cine). #SpoilerAlert.

***

La trama en pocas palabras

El Graduado salió en el año 1967 y fue adaptada de un libro del mismo nombre escrito por Charles Webb. La película sigue la vida de un joven Ben Braddock (Dustin Hoffman). Él acaba de terminar la universidad y no sabe qué hacer de su vida. Desilusionado, perdido y apático, comienza un affaire con la Sra. Robinson, una mujer mayor (Anne Bancroft una de las primeras MILFs de Hollywood) y amiga de la familia.

Braddock luego se enamora de la hija de la Sra. Robinson, Elaine (una deslumbrante Katharine Ross). Cuando las familias quedan despedazadas por el descubrimiento, Braddock se cuela en la boda de Elaine y ambos terminan subiéndose al primer colectivo que ven. Al compás de The Sound of Silence (de Simon and Garfunkel), los protagonistas se quedan contemplando la incertidumbre de su futuro.

Esta es la escena final de la película:


Una explicación sobre el final de El Graduado

El final no sólo es sobresaliente, sino además uno de los más aclamados de la historia del séptimo arte. Conecta todo aquello de lo que habla la cinta: la rebelión, el impulso, la confusión de llegar a la adultez. Es genial cómo la adrenalina juvenil de los protagonistas arriba del colectivo va progresivamente desvaneciéndose.

Quienes crean que se trata de un final “feliz”, están completamente equivocados.

Es uno de los más trágicos que haya visto en mi vida. ¿Qué va a pasar ahora? ¿Tomaron la decisión correcta? ¿Podrán ser felices? Los protagonistas se plantean esos mismos interrogantes al mismo tiempo que nosotros como espectadores. De repente tienen miedos, inseguridades. Ya no sonríen, se miran serios, considerando por primera vez la gravedad de lo que acaban de hacer.

En esencia (y perdonen mi vocabulario) están cagados hasta las patas.


Por otro lado, creo que el final va mucho más allá del casamiento y la situación de los dos. La película entera puede interpretarse como una analogía de los años ´60. La generación joven comenzaba a revelarse contra la generación más vieja, aparecen los hippies con su particular estilo de vida, el surrealismo es una de las corrientes más populares, los Beatles hacen historia. En París (1968) estuvo la rebelión juvenil mundial, que deja una marca en la cultura, y algo similar sucede en México. Aparecen la búsqueda de la libertad y la necesidad de la individualidad.

Todo ese tumulto rebelde queda personificado en Ben Braddock, quien busca algo diferente en su vida (aunque no sepa bien qué). Está cansado de la visión materialista de sus padres, de “lo plástico” de la sociedad, del estilo hipócrita que vive a su alrededor. Quiere ir en contra de todo eso, pero verdaderamente no sabe cuál es su objetivo, hacia dónde quiere ir.

Siempre me gustó pensar que el protagonista representa a toda una generación de jóvenes absolutamente desorientados. Y el final no hace más que fortalecer esa idea. Es un desenlace tan ambiguo como agridulce, dejando al espectador que decida si Ben y Elaine van a vivir juntos por siempre o si están destinados a cometer los mismos errores que sus padres.


El Graduado en la cultura popular

En El GraduadoMike Nichols y el guionista Buck Henry se atrevieron a hacer lo que no muchos por esa época. Nos muestran un pedacito de lo que sucedería en la vida real luego de un argumento como el que vimos en la película. La historia bien podría haber terminado con ellos dos riendo y escapando felices de la boda.


Más allá del glamour, más allá del final perfecto de libro, ellos son una pareja de desconocidos, sentados en un autobús que va hacia ningún lado, sin ningún tipo de proyecto a futuro. Por eso esta escena final dejó un impacto tan inmenso en la crítica del momento. Y también, gracias a él, la película se convirtió en una de las más parodiadas de la cultura popular.

Para cerrar la nota, los dejo con dos de las más memorables referencias:

Lauren Graham en Seinfeld:


La mamá de Stifler, en American Pie:


………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

6 comentarios:

  1. No capto lo trágico del final. No es lo ideal, hay incertidumbre pero hubiera sido peor que el casamiento se realizara, eso hubiera sido lo grave. Obviamente. Elaine no estaba muy convencida de casarse. Puede haber incertidumbre, eso hace que el final sea interesante. Pero no necesariamente haya algo trágico.

    Otra parodia, para variar, la hicieron Los Simpsons.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ¿qué parodia NO hicieron los Simpson?
      Lo trágico, para mí, viene dado por que el director podría haber cortado la peli cuando ellos salen corriendo y listo, pum, final feliz. En cambio, tenemos toda una escena en el colectivo donde ellos comienzan a darse cuenta de que, quizás, tomaron decisiones apresurados. Me parece un detalle fantástico que la diferencia de otras películas del estilo.

      Eliminar
    2. Algo que mata un amor pasional y rebelde es materializar ese impulso y crear con ello consecuencias adultas... Y más si la sociedad te ha dado la espalda... Eso normalmente te hace tocar fondo y romper con las motivaciones de querer ser algo más que un clon social, mata el espíritu rebelde.. Y justamente te hace querer ser todo eso por lo que luchabas no ser... En ese autobús... Ellos, ambos, solos contra el mundo... Querían volver a ser los niños de sus mamás... O no! Tal vez lograron tener suficientes agallas y ser quien querían ser... Más dudo juntos... No sé!

      Eliminar
    3. Buen análisis Lucho.
      Y el Demiurgo dijo lo primero que yo pensé: en el abuelo Simpson y la madre de Marge... ah y en Burns, ja!

      Creo que igual la película la tengo que volver a ver, no me acuerdo más que esas escenas que graficás.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Análisis perfecto! Muy cierto! Detalle muy agudo!.......... El final lejos de ser feliz y perfecto! Es exactamente como lo describes.... Aunque leerlo de ti se hace poético

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...