jueves, 3 de agosto de 2017

Entrevista a Katya Galassi, autora de “Entre líneas difusas”


Me reuní con Katya Galassi, peridista y estudiante del Profesorado en Letras en Bahía Blanca que, además, decidió largarse a publicar y llevar adelante su primera obra literaria: Entre líneas difusas (Ed. Utopías, 2015).

Durante la charla surgieron todo tipo de cuestiones que rodean al ámbito del escritor: las formas de ser publicado, el panorama editorial actual y las dificultades del proceso de creación. Además, claro, hablamos sobre su libro.

El escritor es primero un gran lector

Iniciamos la conversación con un disparador: ¿Ayuda ser un profesional de las Letras al acto de “escribir”? ¿Es una condición importante en un escritor?

Katya considera útil conocer la literatura de distintas épocas, entender los procesos, las generaciones de escritores. El contexto de la concepción de una obra escrita, por ejemplo, es clave para entender por qué se escribe de ciertos temas o de cierta forma. Comentó también que estudiar Letras sirve para no repetir lo que ya se hizo, para nutrirse de recursos o para utilizar lo que ya existe de forma nueva, innovando.

Ella comenzó a escribir de muy chica. Luis Sagasti es un amigo de su familia y fue también profesor suyo. Él le dijo que sus escritos tenían un aire a Sábato, lo cual la sorprendió porque nunca lo había leído. A lo mejor, fue esa misma educación en Letras la que le brindó cierta intertextualidad que terminó volcando (de manera inconsciente) en sus textos.

En lugar de leer a Ernesto Sábato, Katya se dejó persuadir por las fantásticas aventuras que describe Tolkien.

Sagasti fue otro formador del tipo de escritora que terminó siendo ella. Él una vez le dio un recorte de un cuento corto sobre una pareja que siempre discute y terminan fumando en la cama. Un texto muy breve que le resultó tan crudo como impactante.


Poesías variadas y relatos crudos

La antología de Katya está formada por narraciones y poesías más bien breves que se acercan más a la microficción. Le pregunté a qué se debía esa elección y si se sentía más cómoda con textos cortos. Dijo:

«Busqué hacer una crítica a la posmodernidad donde va todo muy rápido, donde hay fusión de sentimientos. Desde la poesía se acostumbra a hacer descargos. Respecto a los cuentos, los llamé “relatos crudos” porque me pareció que estaba bueno jugar con los narradores, buscar que no diera la sensación de que había un mismo narrador escribiéndolos a todos. Diferenciarlos en el sentido de que cualquier persona podría estar contándolos. Son un pedacito de la realidad que me llamó la atención. Cosas que pasan en el dia a dia y uno, apurado, no toma registro

Me relató que el proceso de creación de Entre líneas difusas fue recopilar lo mejor que había hecho en el momento entre poesías y relatos. Descartó mucho. Luego descubrió que todo lo seleccionado tenía un tema en común, un sentido. Costó hallar el título, se despertó una noche con el título en su cabeza.

«“Entre líneas difusas” es ese grito de posmodernidad que cansa, rutinas repetidas donde se van pasando por alto un montón de cosas. »

***

“Sabores de melancolía”

Uno siempre vuelve
al sitio que lo conforta
lo mira, lo seduce,
lo pisa, lo trasforma.
Lo asimila,
lo conserva,
lo destruye,
lo construye.
Lo apresa,
lo expresa,
lo libera,
lo atraviesa,
Y el enojo más profundo
no lo siente, lo retiene,
entre cactus se pasea
recordando con sabor a menta.

(Entre líneas difusas)

***

Los mitos de la auto-publicación

Pronto llegamos al tema de la auto-publicación.

Por más buenas reseñas que tenga la editorial Utopías (y sí, las tiene), no deja de ser un negocio que publica lo que uno le pida, a un precio pautado, y luego lo distribuye por librerías y hace difusión. En fin, un negocio donde importa más la publicación que la calidad literaria de lo publicado.

Se trata de un tema polémico que, en su esencia, se resume en esto: ¿todo lo que se escribe merece ser publicado? ¿O debe existir un filtro, una pre-selección por parte de profesionales del ámbito?


Quizás a mí lo que me hace ruido de este tipo de editoriales es que el negocio está por encima de todo. Normalmente no se realizan las suficientes correcciones literarias de las obras (básicamente, cada uno publica lo que quiere, siempre que pague) y nunca escuché de una editorial de éstas que diga: “no mirá, lo tuyo no es bueno, no me quiero comprometer a publicarlo a menos que trabajemos para revisarlo, pulirlo y mejorarlo”.

La cuestión es que la experiencia de Katya me ayudó a ver (también) la otra cara de la moneda.

Le pregunté si autopublicarse fue su primera opción o si buscó otras alternativas antes. También me interesaba conocer su opinión sobre las ventajas y desventajas de esta forma de difundir las obras literarias. ¿Por qué elegir una editorial donde se paga por publicar en lugar de otro formato: e-book, concursos literarios, editoriales grandes, etc?


Ella investigó bastante las editoriales bahienses para decidirse por Utopías, una que tenía muy buenos feedbacks de la gente y que le permitiría publicar lo que ella quería sin filtro. Buscó una editorial que cumpliera con todo lo que había prometido (contrato, impresión, titulo) y la consiguió.

«Hay tanto dando vueltas por Internet que uno no sabe en qué confiar. La autopublicación te permite publicar lo tuyo. Todos tienen derecho a publicar. Esta editorial te permite expresarte, te da lugar a que vos salgas, a que inicies el camino literario

La realidad es que nadie (la prensa, las grandes editoriales, los medios) viene corriendo a buscar a un autor desconocido. Autopublicarse con editoriales que trabajen a consciencia y sean profesionales quizás sirve para arrancar una carrera como escritor, o pueden ser ideales para cuando uno no tiene grandes ambiciones y sólo quiere dar a conocer su obra en un círculo más bien íntimo.

Utopías tiene, en su sitio web, un apartado dedicado a desmitificar algunas cosas que se creen de la autopublicación. Recomiendo su lectura => Editorial Utopías: distribución y mitos.


Eso sí –y esta es mi opinión– me parece que estas editoriales deberían tener la ética de corregir los textos y hacerlos presentables, que tengan una mínima calidad literaria antes de lanzarlos al mundo. Buscar la excelencia por sobre el negocio, para ir borrando (poco a poco) esa cruz de “mercenarios literarios” que suelen cargan encima.

Literatura, sociedad y educación

En los relatos de Entre líneas difusas se nota una fuerte crítica social.

Se ponen en evidencia injusticias y barbaridades. Por ejemplo, hay un golpe de realidad respecto a los borrachos (“Temores nocturnos”), se expone el abuso a niños (“Naipes”) y el maltrato a trabajadores (“Fabrica de muñecas”, quizás el relato más logrado).

Al respecto, la autora comentó que el hecho de ser periodista de profesión la acerca más a la realidad, a mirar el periodismo desde otro lugar. Al observar las cosas que pasan encuentra injusticias. El trato que se le da a esos hechos es fuerte y ella quiso plasmarlo en sus textos. Por ejemplo, en “Epigrafía” buscó mostrar el uso de fármacos y drogas desde una perspectiva muy íntima.

Luego pasamos al aula. Le pregunté tres libros que deberían enseñarse en las escuelas secundarias, y con qué objetivo.

«Relato de un náufrago”, de García Márquez, está bueno para generar debates sobre qué hacer en situaciones límites (algo que es un disparador importante en época de adolescencia, un tema candente). El muro (de Klaus Kordon) es interesante para hablar de política. Estamos en una época donde la militancia es común. Hoy la militancia es impuesta. En familias no se puede hablar de política (se arma bardo siempre). En cualquier lugar donde se quiera imponer una idea fuerte, es para quilombo.
 Por último, colocaría algún tipo de tragedia (Antígona, por ejemplo). Para que los chicos vean la literatura desde otro lugar. Ver algo chocante, suicidos, asesinatos, para que no se horroricen. Se puede estudiar por qué se muestran esas cosas, dónde está el origen de la tragedia.»


***

“Coherencia”

Desarmemos las palabras
qu
mi
team
se
evap
en
el
tiem
sólo busco tu felicidad.

(Entre líneas difusas)

***

Una cerveza con Quiroga

Una pregunta que siempre me divierte hacer en este tipo de entrevistas es la siguiente: tenés la posibilidad de tomarte algo con un escritor cualquiera (vivo o muerto). ¿A quién elegís y por qué? ¿Qué tomás: café, mate, cerveza, otra?

Katya eligió el combo Horario Quiroga + Cerveza. En su opinión, el maestro uruguayo de la prosa tiene muy buenas ideas y las sabe explicar. Además, tiene una capacidad de descripción espectacular. A ella le gustaría discutir sobre qué piensa Quiroga de otros autores, cómo los veía.


Literatura como negocio

Respecto al panorama del negocio editorial actual, la autora comentó que se encuentra en el momento pico de capitalismo, que va por ese lado. 

«Vender, publicar, va más allá de la calidad literaria. Está el tema de los best-seller. Es una posibilidad de ver qué le pasa a la gente, qué es lo que la gente quiere contar. Que surjan autores fuera de la calidad académica. La gente es más sincera cuando solo tiene la sinceridad para exponer. En el futuro se va a poder hacer un gran análisis de estos autores que salen ahora

Además agregó (y estoy de acuerdo) que están carísimos los libros. Sin embargo, cree que el e-book no se consume tanto en la juventud, que sigue aferrada al papel.

Próximos proyectos

Katya está cerrando un librito corto compuesto por dos cuentos. Busca escapar de la tendencia que tiene al drama para contar una historia de suspenso. 

Luego quiere continuar con una novela, una historia familiar que ya tiene en la cabeza. Le interesa poder contar el argumento desde distintos lugares (padres, hijos, abuelos).

Mientras trabaja y estudia, la autora difunde sus novedades literarias mediante su fan-page (Katy Galassi) y un grupo de Facebook (Literatos Community) donde se puede encontrar información sobre los concursos literarios más confiables y compartir todo tipo de información relacionada con la escritura.

Su libro está disponible en La Masmédula Libros y en Editorial Utopías. También pueden contactarse directamente con la autora para adquirirlo.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

1 comentario:

  1. Muy interesante entrevista. Concuerdo con la mayoría de las cosas, de hecho.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...