jueves, 19 de mayo de 2016

“Superman: Red Son”, una historia de Mark Millar


Los “Elseworlds” de DC se hicieron famosos por brindar historias que respondían a la pregunta “¿Qué pasaría si…?” con un estilo irresistible que Marvel nunca pudo igualar. Permiten ver a nuestros héroes favoritos con perspectivas absolutamente diferentes, no sólo alterando pequeños detalles, sino también modificando sus historias de origen, personalidad y ambientación.

Dentro de estos universos alternativos, “Superman: Red Son” (2003) es considerado por muchos como simplemente la mejor historia “Elseworlds” que alguna vez se haya publicado, compartiendo siempre los primeros puestos con “Kingdom Come” (1996) y “Justice League: The Nail” (1988).

El actor Henry Cavill citó a Red Son como uno de los cuatro cómics de Superman que lo inspiraron para su personaje en “Man of Steel” (2013). 

De hecho,  Jimmy Olsen como un agente de la CIA encubierto, las secuencias de sueños de Batman, Doomsday creado por Lex Luthor y Luthor mismo siendo el titiritero detrás del conflicto entre Batman y Superman (todos elementos utilizados en “Batman V Superman”) fueron tomados de “Superman: Red Son”.

La historia –que está buenísima– nos presenta a un Clark criado en la Rusia Soviética en lugar de en los Estados Unidos. 

Así, sus ideales dejan de ser “la verdad, la justicia, y el estilo de vida americano” para convertirse en “Stalin, el socialismo y la expansión internacional del Pacto de Varsovia”. El resultado es un cómic muy ingenioso que, bajo la perspectiva de la Guerra Fría, presenta una visión irónica del clásico superhéroe americano.

***

#SpoilerAlert: ya saben cómo son estas cosas. Se revelan algunas partes fundamentales de la trama y bla, bla, bla. Eso sí: el desenlace me lo guardo porque es demasiado inteligente como para arruinarlo.

***


Todo es muy diferente en Red Son. En el invertido escenario global,  EEUU es una nación económicamente en ruinas, y el destino del capitalismo depende de un brillante pero inescrupuloso científico de nombre… Lex Luthor, un hombre con la ambición de convertirse en presidente y casado con una abandonada mujer (Lois Lane). El brutal y obsesivo Luthor tiene que detener la expansión del socialismo, que está creciendo rápidamente gracias a la presencia de Superman entre los rusos.

Es indudable que Mark Millar fue muy influenciado por la obra maestra de Alan Moore (“Watchmen”, que ya reseñé en el blog), particularmente en el tono de la historia, las temáticas que profundiza y la forma en que la presencia de un superhéroe que es casi un Dios (Dr. Manhattan por un lado, y Superman por otro) altera completamente el mundo en el que vivimos.

Lo genial de esta novela gráfica es que ni Lex ni Clark son 100% héroes o villanos. Ambos tienen, dentro de todo, buenas intenciones (el bien de su propio país) pero son tan moralmente ambiguos que se hace difícil apoyar incondicionalmente a uno o a otro.

El hecho de que Superman sea ruso no es el verdadero cambio significativo, sino meramenta una distracción. Lo cierto es que este Hombre de Acero tiene paradigmas muy distintos: las personas son “cosas” que deben ser reparadas, y no gente que necesita ayuda y asistencia.

A lo largo de la historia, que tiene lugar durante un gran periodo de tiempo, vemos la insistente batalla entre uno y otro, a veces de forma física y a veces a través de tretas y juegos mentales. También aparecen todos nuestros personajes de DC favoritos, pero completamente alterados. Batman, por ejemplo, es un terrorista independiente de la rebelión rusa (y muere de la mano de Superman… ¡ups!). Pete Ross (el mejor amigo de la infancia de Clark) es Pyotr Roslov, jefe de la KGB (y también el hijo ilegítimo de Stalin). Lana Lang es Lana Lazarenko (aunque apenas tiene breves cameos) y la Mujer Maravilla es, aparentemente, una embajadora internacional de la paz.

Está muy bueno lo que hacen con el grupo de “Linternas Verdes” (desgarradora escena) y especialmente con Brainiac, un personaje que tiene el rol definitivo en la historia.

Lo interesante de este cómic es que, si bien está lleno de grandes momentos de acción, la trama política tiene un mayor protagonismo. Es algo así como “House of Cards” con superhéroes. Al fin y al cabo, es una historia de la guerra fría, pero está muy lejos de ser la típica. Es un relato que no se pone de ninguno de los dos lados.

La continuidad y el mundo que vemos en “Superman: Red Son” es, de hecho, una de las 52 realidades confirmadas oficialmente como parte del Multiverso de DC (es la Tierra-30).

Un aspecto muy loco es la vibra muy orwelliana que hay entre las páginas. El Hombre de Acero ruso es capaz de escuchar conversaciones privadas en cualquier lugar del mundo, al punto que Lex tiene que irse a la Dimensión Fantasma para poder hablar de sus planes secretos. Las intenciones de Superman pueden llegar a ser buenas, pero muchas veces los resultados no son los que esperaba, y sin querer termina convirtiéndose en el peor dictador que conoció la historia.

Por eso disfruté tanto de Red Son: los personajes son grises y complejos, los giros argumentales son verdaderamente sorprendentes y el final nunca lo ves venir. 

En realidad, si tengo que hablar del desenlace, es necesario aclarar que no hay uno sino tres. El primero involucra la batalla final entre Lex y Superman y es famoso por contener una de las frases más famosas del mundo comiquero, la pregunta perforante:


«¿Por qué no simplemente metés al MUNDO entero en una botella, SUPERMAN?»

El segundo final está relacionado con Brainiac. Y el tercero, cuando ya pensás que la historia llegó a su fin, es el que realmente te vuela la cabeza. Cuenta la leyenda que fue Grant Morrison (el escritor de A Serious House on Serious Earth, que también ya reseñé en el blog) quien le dio esta brillante idea a su amigo Mark Millar para el desenlace.

Originalmente el cómic estaba dividido en tres partes (“RISING”, ubicados en los años 50, “ASCENDANT”, años 70, y “SETTING”, años 2000 y futuro) y luego se juntó en una única novela gráfica. Pueden descargarlo fácilmente por torrents o chequear el motion comic oficial que largaron DC y Warner en el año 2009 (disponible en Youtube).


………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

1 comentario:

  1. DC tiene Elseworlds muy interesantes, como Dark Knight Returns, podría mencionar Injustice: Gods Among Us, que se basa en un videojuego.
    Es interesante la premisa, porque Superman es un extraterrestre, que también fue influenciado por el medio ambiente adoptivo. Así que es interesante plantear que habría pasado con otro medio ambiente. Interesante reseña.

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...